alepspower

Nina, la murciélaga sin alas...

Así solía decirle yo "mi murciélaga sin alas" y a ella le parecía el halago mas gragrande pues movía su colita y brincaba a intentar darme un beso. A veces lo lograba. =mas= Nina era una perrita chihuahueña, cabeza de venado, color canela con el hocico negro. Pequeñita, no media mas de 20 centímetros de altura, joven, en dos semanas cumpliría un año apenas y en un poco mas de tiempo, un año de haber llegado a mi vida. Siempre me ha gustado tener mascotas, perros y gatos han estado conmigo y pasado momentos felices, alegres, tristes, duros y de todo conmigo. Siempre tendiendo su pata para levantarme un poco el animo o para incrementar mi alegría. Pero con Nina fue distinto, con ella viví los momentos mas duros, estuvo ahí esperando conmigo el momento que no llegó. Apenas tenia un par de semanas de estar conmigo cuando caí enfermo, ella fue testigo de como me fui deteriorando hasta quedar en los huesos, como estuve al borde de la muerte por semanas y me acompaño en los que aparentemente serian mis últimos dias escondida en la bolsa de mano de mi mama o mi hermana en el hospital.  Estuvo conmigo cuando perdí la movilidad de las piernas y rápido aprendió pese a su tamaño a subirse conmigo a la silla de ruedas sin ayuda, estuvo conmigo

Hay 667 palabras más en este escrito, para seguir leyendo debe identificarse

Elija una cuenta para acceder al contenido completo

Cuenta de Ymipollo
Hola


Reacciones


Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!