noche

El hombre que de tanto BUSCAR nunca conoció el amor

El hombre que de tanto BUSCAR nunca conoció el amor El era alto, moreno, de ojos que realmente permitían perderse en su mundo, y su sonrisa, si, hacia suspirar, solo porque sí, de lado derecho esa pequeña cicatriz que le daban ese aire de peligro que a las mujeres parece seducirles como el néctar a la abeja. Cuantos beso, cuantas bocas, cuerpos, promesas… eso era el un hacedor de mundos, él mundo de cada una de sus princesas, si querían un seductor él lo era, si preferían un manso cordero él también podía serlo,

Hay 275 palabras más en este escrito, para seguir leyendo debe identificarse

Elija una cuenta para acceder al contenido completo

Cuenta de Ymipollo
Hola


Me siento Feliz.
Escuchando: MI AMADO VENTILADOR

Reacciones


Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!