yenicel

La casa de los espíritus (De Isabel Allende)

    “Sospecho que todo lo ocurrido no es fortuito, sino que corresponde a un destino dibujado antes de mi nacimiento…ninguna pincelada es inútil… Cada pieza tiene una razón de ser” Estas son las palabras de Alba, uno de los varios personajes principales de la novela “La Casa de los Espíritus”, que de cierta manera, encierra una gran verdad. Como siempre, si alguien no quiere saber el contenido del libro, sugiero no siga leyendo este post, para evitarse decepciones o frustraciones, aún cuando consideró que a estas alturas, mucha gente ya la habrá leído o bien, habrá visto la película, pero aún así, hago la advertencia y entren bajo su propio riesgo. =mas=   La casa de los espíritus es creo, la novela más conocida de Isabel Allende, escritora chilena, que narra la vida de tres generaciones de mujeres: Clara, Blanca y Alba, que no sólo están unidas por los lazos de sangre, sino también por un hombre en común: Esteban Trueba. Esteban es en un inicio el joven pobre y enamorado de la hermosa Rosa – hermana mayor de Clara – aquella  sirena de cabellos verdes. Tiempo después se convierte en el rico hacendado y el marido de la pequeña Clara – Clara clarividente como el mismo la apodaba – a quién ama con desesperación, con una necesidad destructora que lo lleva a  buscar por todos los medios hacerla suya, no solo poseerla en cuerpo sino también en alma, esa sed que siente de cariño lo lleva a cegarlo de ira, de celos, aún contra su propia hermana, la casta  y sufrida Férula. Años después encontramos a Esteban el senador y padre de Blanca, para él ella lo significa todo y así como ese amor llego a ser muy grande, llego a ser muy grande el desprecio que siente por su propia hija, quién queda embarazada del hijo del administrador de su hacienda, un campesino cualquiera a quién el dispara de propia mano para salvar el honor de la familia, y al final de la trama, encontramos a Esteban Trueba el abuelo de Alba, el hombre que pierde el poder, el que descubre de pronto su impotencia para poder salvar a la única criatura de la que ha recibido cariño, el motivo que lo mantiene vivo. Hay pasajes realmente conmovedores, sobre todo en la última parte de la trama contada en voz de Alba, cuando se describen los horrores del gobierno de militar ( Pinochet). Se mencionan varios personajes más, algunos reales, de quienes no se menciona por su nombre pero que resulta interesante descubrir sus identidades como, por ejemplo: el del presidente del partido liberal, o quién es el famoso Poeta al que alguna vez albergara Clara en su casa. De los ficticios el terrible final de Jaime, o las locuras de Nicolás, la llegada del muy noble Barrabas a la casa y el Conde de Santigny, la flaca y después opulenta Transito Soto quién juega un papel muy importante dentro de los acontecimientos que se van dando. En general me gustó el libro. Aún cuando digan que pertenece a una corriente llamada “realismo fantástico”, creo que eso está de más, lo importante es lo que se aprende de este tipo de lecturas, y yo aprendí varias cosas. La primera es que el odio, pareciera que se lleva en la sangre y se transmite por la misma vía, y que por desgracia es algo que si no se le pone fin, termina por consumirte y destruir todo aquello que amas. Que esta vida es un ciclo en el que pagamos facturas por hechos que en ocasiones no entendemos, pero que a la larga, lo importante es lo que aprendemos de cada hecho que nos toca vivir. Si alguien ha visto la película y le gusto, más les gustará el texto, se los aseguro. Y para concluir solo daré un último dato. La información  sobre los horrores del régimen militar creo no pueden ser más precisos, viniendo de una mujer como Isabel Allende, sobrina de Salvador Allende. Saludos. Nota: Nunca dije porque se titula “La casa de los espíritus” pero algunos ya lo sabrán y quienes no, los invito se enteren de la verdad J porque Hollywood lo altero demasiado.

Hay 2138 palabras más en este escrito, para seguir leyendo debe identificarse

Elija una cuenta para acceder al contenido completo

Cuenta de Ymipollo
Hola


Reacciones


Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!