entrar al gallinero

estoy pensando en ti

Estoy pensando en ti Estoy pensando en ti como si fueras un sueño nada más. Como si el alba del primer despertar de mis sentidos en ti hubieran nacido. Estoy pensando en ti, en los caminos que un día recorrimos cuando miramos al sol alzarse sobre la llanura como un lirio radiante y amarillo. Estoy pensando en ti Como un aljibe tan rico en resonancias poblado de murmullos a la vera de mi entrañable cántaro vacío. Estoy pensando en ti, en tus amadas manos, promesas de caricias, en tu verbo profundo, en la segura fuente de tus besos y en el lazo que anuda a mi destino. Estoy pensando en ti, en las dormidas horas de los sueños, atada al eslabón de los suspiros con esta soledad que me acompaña sobre un duro desierto aridecido. Estoy pensando en ti cobijándome en todos los aleros con el arrullo manso de palomas buscando protección a la distancia levantando el espíritu caído. Estoy pensando en ti absorta escucho lo que entrega el viento: rumores y ecos de lejanos días la sostenida huella de tus pasos un diluvio a mi huerto florecido. Estoy pensando en ti cuando la luna va plateando de noche los sembrados cuando florece el nardo del desvelo y su aroma en la brisa rebosa perfumando mi suelo estremecido. Estoy pensando en ti. Miro al cielo y no estás luego te busco por el bosque umbrío en el mar que no cesa su oleaje en el campo sediento y dolorido. y sin saberlo Dijo la esperanza: que no hay lugar, no fueron los caminos otra cosa que un sueño una visión de magia, un sortilegio que quedó perpetuado en mis sentidos. Estoy pensando en ti Pues solo fuiste un sueño nada más.


Como diciendo... ¿y mi pollo? ¿ping? ¡pong 1!